Tiwel Research: Palace, una marca de culto en el streetwear

Madrid y Barcelona, Sony y Microsoft, Nintendo y Sega, ios y Android… El mundo es dual. Vivimos en una sociedad cuya cultura al Yin-yang es constante. Esto quiere decir que siempre tenemos que decidir entre una cosa u otra, siempre nos encontramos con una yuxtaposición que rivaliza por alcanzar la fama y el reconocimiento de la gente, y en el mundo de la moda street-wear no podía ser menos. En nuestra tercera entrega de historia de las marcas hablaremos de Palace, la única marca que puede hacer competencia a Supreme.

La historia del nacimiento de Palace viene ligada a la de su creador: Lev Tanju. Lev fue uno de los tantos jóvenes hijos de inmigrantes criados en el londres de los años 90. Años en los que la situación política no era la mejor, y el desencanto de la juventud con el sistema y por ende, con los estudios, estaba a la orden del día. Lev pasaba sus tardes entre partidas de una novedosa ( y revolucionaria) Playstation 1 lecciones de skate en el parque junto con sus amigos.

Palace Brand

Los años pasaban, y el propio Tanju se dio cuenta que era otro jóven más sin oficio ni beneficio que pasaba las noches entre sofá y sofá de las casas de sus amigos. Llegó un día en el que dijo que ya había disfrutado lo suficiente y que era momento de hacer algo de provecho con su vida. Y vaya que sí lo hizo.

Sus primeros trabajos constaban de pequeñas actividades que hacía en photoshop para sus amigos que tenían marcas propias, y cansado del éxito de ver como todo el mundo saboreaba el éxito, decidió dar el salto y crear una marca propia. El problema surgió cuando no sabía o no tenía muy claro sobre que hacerla, hasta que recurrió por lo más sencillo y que mejor resultado le dió a la larga. Se preguntó “ ¿De qué es lo que más controlo yo?” y la respuesta fue rápida: creo Palace Skateboards.

El nombre de Palace es cuanto menos curioso. Durante años, vivió en pequeños pisos de amigos y colegas que le dejaban el sofá. Estos pisos no eran los más lujosos, por lo que de una manera irónica, los denominaba “ Palacios” .  Un claro homenaje a su vida anterior.

Otro de los aspectos que hace diferenciador a Palace es su logo. Para el desarrollo del mismo contó con la ayuda de Fergus Purcell, artista que ha trabajado con marcas tan importantes como la mismísima Marc Jacobs. Para el desarrollo del logo quería que se plasma claramente connotaciones de infinito y flujo constante, y para huir del clásico concepto circular, se creó el logotipo a partir de un triángulo de penrose con la palabra “ palace” en cada lado. 

Palace Brand

Y así fue como en 2009 nació Palace. Los comienzos fueron duros, pero Lev tenía un concepto en mente y moriría con él: hacer ropa y complementos de la máxima calidad y diseño. No fueron pocos los que le echaban en cara la poca producción que realizaba de sus colecciones, pero él lo tenía claro. La tendencia del Hypebeast N estaba naciendo y como visionario que era, sabía que debía seguir actuando así para crear precisamente ese hype y ganas en el usuario de hacerse con sus productos.

Los años pasaban, y la marca que empezó con un low profile, se iba asentando en la mayoría de las tiendas de skate y street-wear referentes en Europa. Tanto es así que en 2012  obtuvo el premio a “ Marca Europea de Skate del Año” por parte de los BRIGHT Tradeshow de Berlín.

Esto fue el punto de inflexión que hizo que se pusiese en Palace el foco no solo del mundillo Skate o del street-wear, sino de la moda en general ya que en los años siguientes marcas como Umbro, Reebok y Adidas hicieron colaboraciones exclusivas que se agotaron a las pocas horas. 

 

En 2015 llegó el momento de inaugurar la primera de sus 4 tiendas situada en el centro de Londres. El éxito fue tan grande que pese a inaugurarse con un solo producto, (una camiseta de Elton John en todo su esplendor con un montón de joyas y mucho pelo) se agotaron en apenas unas horas. 

En los años siguientes su conquista por el mundo empezó. Tiendas en Nueva York, Tokyo y Los Ángeles son sólo el comienzo… el comienzo de una de las batallas más grandes que el mundo de la moda ha visto jamás, y el premio lo merece: El trono por ser el rey de la moda street-wear está en juego. 

 

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *